PREGÓN DE LAS FIESTAS DE LA GUANCHA AÑO 2002 – Por Benigno León Felipe (Segunda Parte)

Pero además de estas ineludibles referencias, y al menos en mi caso, también debo y quiero reconocer otros legados más personales, pero igual de trascendentes. Permítanme que, a modo de homenaje y reconocimiento, recuerde a aquellas personas a la que guardo un profundo respeto, admiración y gratitud. De don Cristóbal Barrios, mi primer maestro, aprendí la sabiduría de la tolerancia y la magia de la docencia, aún recuerdo mis primeras clases en pupitres barnizados con tinta china y armado con pizarra y pizarrín, justo aquí, al lado, en los altos de la farmacia que regentara don Alfonso Morales, modelo de caballerosidad y gentileza. De doña Enicia Pérez, maestra auténtica, adquirí el sentido de la responsabilidad y la pasión por la lectura, nunca he olvidado, y siempre que puedo lo recomiendo como el mejor método para iniciar a los alumnos en la literatura., sus sesiones de lectura de La Ilíada y La Odisea con las que nos deleitaba, todos los días al finalizar las clases, con su timbrada y evocadora voz. De don Esteban Dorta, viajero y poeta, recibí el deseo de constante superación y el placer del diálogo inteligente, sus reflexiones sobre Antonio Machado, Rubén Sarío, Nierzche, Moreno Villa., me siguen trayendo ecos de una personalidad y de una época inolvidables. De José Domínguez León, de Pepe Domínguez, he admirado siempre su aguda capacidad e observación y su particular visión de la realidad. Y, por último, de mi familia, de mis padres, heredé, entre otras muchas cosas, el valor del trabajo y el sentido de la coherencia.

Escanear0047

(Esteban Dorta. Poeta guanchero)

Tolerancia, docencia, responsabilidad, superación, observación, coherencia… son algunos de los perfiles que este pueblo, temporal y concentrada en unos días, de ls normas y valores y transmitir de padres a hijos. A pesar de que forman parte de las pequeñas y particulares historias de cada uno, constituyen, sin embargo, los contornos que terminan por caracterizar a una época y a una generación.

Pero como estamos en tiempo de celebraciones festivas hemos de recordar también que las fiestas son la inversión, temporal y concentrada de unos días, de las normas y valores cotidianos que prevalecen normalmente. Una inversión crítica y saludable que recarga a las comunidades de la energía social necesaria para retornar, de nuevo, al día a día.

Vayamos, pues, nos lo permita o no el tiempo, a bajar las hayas que serán el verde contrapunto del inigualable y corista enrame que, desde hace algunos años, nos continúa sorprendiendo. Disfrutemos plenamente de estos días de fiesta en honor a la Virgen de la Esperanza, de los reencuentros y sus recuerdos, de los tiempos pasados y de los presentes, de las viejas y de las nuevas tradiciones. Deleitémonos, en fin, con las viandas que la mesa nos ofrece y saboreemos, con mesura, los caldos que nuestros bodegueros guardan celosamente.

Excelentísima Señora Alcaldesa, ilustrísimos señores concejales, guancheros, forasteros, señoras y señores, muchas gracias por su atención y felices fiestas.

Benigno León Felipe.

Profesor / a Titular de la Universidad de La Laguna (Tenerife)

Formación académica fundamental:
Licenciado en Filosofía y Letras. Sección de Filología Románica, Ministerio de Educación y Ciencia-Universidad de La Laguna, expedido el 30 de junio de 1977. Promoción 1972-1977.

Grado de Doctor, Universidad de La Laguna, 1999. Calificación: Sobresaliente Cum Laude por unanimidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Guancha. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s