La fuente de La Guancha de Félix Duarte (Parte I)

Hace tiempo que ronda por mi cabeza la idea de plasmar en algún tipo de obra artística a exhibir en lugares públicos menciones que han hecho escritores conocidos sobre nuestro pueblo.La forma de hacerlo aún no la tengo muy clara pero la intención está ahí. De la misma manera que muchos municipios exhiben orgullosos el trabajo de sus escritores (Agaete cuenta por ejemplo con un jardín llamado Huerto de las flores donde se exhibe lo mejor de tres importantes poetas canarios), en nuestro pueblo eso aún no ha sido posible, entre otras cosas, porque los pocos que ha habido no se les ha tratado con la justicia, respeto y el reconocimiento que se merecen.

Sobre La Guancha han escrito poetas, periodistas, etc., gente de la cultura que un día se fijó en algún aspecto de este pueblo y que les llamó especialmente la atención su particular leyenda de la fuente.

Ya hace unos cuantos años, no puedo precisar cuantos, en La Guancha y gracias a la iniciativa del Instituto de Enseñanza Secundaria se dieron cita en diferentes ciclos literarios eruditos tan conocidos como José Luis Sampedro o Rafael Arozarena, entre otros.

Lamentablemente esto no se volvió a repetir y nuestro pueblo perdió la oportunidad de haberse colocado en el circuito de la gran cultura de la que desde hace ya varios años nos quedamos fuera.

A continuación, y en siguientes publicaciones, voy a recuperar para nuestra memoria lo que algunos de esos literatos han dicho de nuestro pueblo a través de poemas o prosas.

Voy a empezar  con un poeta palmero llamado Féliz Duarte Pérez, que dedicó en su serie titulada “Romancero canario” un romance a La fuente de La Guancha.

felix duarte escritor palmaFélix Duarte nació en Breña Baja (La Palma, Canarias) el 20 de noviembre de 1895. A los cinco años se traslada a Venezuela con su familia. En Venezuela, alternando el trabajo con el estudio —y al contacto con los más significativos poetas del momento y con los cantores de la epopeya histórica del país, que logran influir en su formación— se forja una cultura que lo va a llevar luego a ocupar destacado lugar entre los escritores canarios.

En 1917 regresa a Canarias y se dedica en su terruño a la enseñanza privada y al cultivo de la poesía que ve la luz pública en la prensa del archipiélago, y en 1919 vuelve a emigrar, pero ahora es a Cuba, donde se dirige permaneciendo en dicha isla once años. Allí obtiene varias menciones y premios y publica su primer libro “Azul y Armiño” (La Habana, 1926).

Nuevamente regresa a Canarias en 1930. Recorre su archipiélago natal y entra en contacto con la poesía española de entonces. Acaso sea García Lorca quien más influye ahora en él. Vuelve a tornar otra vez a Cuba para regresar finalmente en 1932 a su isla natal.

En la tierra de su nacimiento, y por iniciativa suya, se crea, con carácter permanente, en su villa natal y en 1936, el Día de las Madres, siendo esta villa el primer municipio de España que lo estableció, por lo que en 1947 se le otorgó a la misma el título de Muy Noble y Honorable Villa. Este hecho es uno de los que más fama y celebridad le dio al poeta.

Su copiosa bibliografía se halla dispersa en multitud de diarios y revistas de los diversos países hispanoamericanos. Su obra impresa en el libro no es extensa, pues solamente publicó “Amor Eterno”, letra para el Carro Alegórico de la Bajada de la Virgen (Santa Cruz de La Palma, 1955), y el libro de versos “Poemas del Atlántico” (1966), “En una isla Canaria” (1979), y “Leyendas Canarias” (1981), además de su primer libro ya antes mencionado.

Sin embargo, como ya lo expresamos, es muy fecunda y dilatada su publicación en diarios y revistas, así como su producción inédita entre la que se halla “Tratado de las Cumbres Sublimes”, “Con el alma”, y “Romancero Canario”.

Muere el 12 de septiembre de 1990 en el Hospital de Ntra. Sra. de los Dolores, de Santa Cruz de La Palma. Para esa época ya se le consideraba entonces el decano de los poetas canarios.

LEYENDAS CANARIAS.-

LEYENDAS CANARIAS, por Félix Duarte

Ed. Edirca. 1981. Tapa dura + Scta. 295 págs. 21 x 29 cm. [Ref. 8520].

45958170Prólogo de Manuel de Paz. La reina Ico. Guadarfia. La princesa Teguise. Tibiabin. Trayectoria sagrada. El garoe. El rey Armiche. Orone. Iballa. Los mártires de Jinamar. El guanarteme de Galdar. Doramas. El príncipe Bentejui. La estrella de Guayarmina. La virgen de las Nieves. El sueño de Guillén Peraza. Tinabuna. La princesa Arecida. Tanausu. El mencey de Anaga. Tinguaro. La infanta de Taoro. La fuente de la Guancha. El último Mencey. San Borondón. Vocabulario guanche. Bibliografía.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Guancha y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La fuente de La Guancha de Félix Duarte (Parte I)

  1. fernando dijo:

    Aquí tenemos la casa de VITAL AZA con su teatro del mismo nombre, la biblioteca Ramón Menendez Pidal, La Plaza Alfonso X, casi todos los lugares importantes llevan nombres de escritores, jueces y demás personajes importantes del ámbito cultural del pueblo, desafortunadamente la cultura aquí es algo que se ha visto perdido ya que no se valoran las cosas por el trabajo que llevan sino mas bien por el precio. Los hay muy pero que muy ricos y pijos y los hay muy pobres pero que muy pobres. La cultura no es el fuerte en en este pueblo y da igual lo que hagas que es así casi en toda Asturias, eso sí, si vas a la Laboral donde exponen arte moderno y esas cosas seguro que encuentras a muchos pijos, pero solamente ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s