PREGÓN DE LAS FIESTAS DE LA GUANCHA AÑO 2003 – Por Isidoro Sánchez García (Segunda Parte)

Siguiendo con la historia municipal destacaremos que a finales del siglo XIX la economía de La Guancha se centraba en las cosechas de papas, cereales y vinos, pero las condiciones del mercado insular no eran favorables. Encima tenían impuestos puerto franquistas y precios competitivos por culpa de importaciones de harinas y cereales, así que la situación no era nada boyante y siguió la emigración. La mayoría de la población rural eran jornaleros, mas del 64 % de la clase agraria, mientras que los propietarios eran el 21 %, y el resto, arrendatarios.
Llegó la desamortización derivada de la reforma liberal del ministro
Madoz, de la reina Isabel II, y el municipio vendió gran parte de sus bienes comunales que pasó a manos privadas hasta el punto que La Guancha fue el 2º municipio de Canarias que más terreno forestal vendió en esta etapa desamortizadora.

mirador-topete-fc
Tal como le habrán contado anteriores pregoneros de esta fiesta de la cosecha, las primeras décadas el siglo
XX fueron también tiempos de emigración y la gente se marchó a Cuba, a las provincias centrales y de oriente, hasta el punto que en el pueblo no había chicos mayores de 14 años. A partir de 1920 se produce una inflexión en el desarrollo socioeconómico del municipio en las áreas de sanidad y educación. Se crea una escuela mixta, se entuban las aguas del abasto publico y aparece la banda de música en el año 1925, con el nombre de La Esperanza. Casualidades de la vida me permiten contemplar hace unos días una foto de la época colgada en un bar del entorno del ayuntamiento. Estaban los chicos músicos y el fundador, que era un cura de La Orotava, don Domingo Hernández, paisano y vecino.

Retornan algunos indianos y se altera la estructura de la propiedad agraria. Las remesas procedentes de la emigración se invierten en el campo y aparece la compra de parcelas pequeñas que conforman la actual estructura de la propiedad agraria del municipio. la actividad económica principal sigue siendo la agricultura que se vio beneficiada por el alumbramiento de aguas subterráneas mediante galerías, donde destacarían más tarde las de El Pinalete y Vergara, pese al flúor, y por el auge del plátano, el tomate y de las papas así como por la apertura de nueva carreteras. Surge el casino Unión y Fraternidad como reflejo de la sensibilidad cultural de los guancheros. La guerra civil obliga a una nueva emigración y el envío de ahorros de entonces sirve para compensar la crisis de la posguerra. Una buena prueba de ello la encontramos en algunas obras civiles y religiosas del municipio, como la plaza de Venezuela y la iglesia de El Coromoto, entre otras. Hoy día viven en La Guancha más de 5.000 ciudadanos y aunque las principales actividades son la agricultura y los servicios, se resisten a perder sus vínculos con el pasado; de hecho las ferias y los talleres artesanales están presentes en la vida del pueblo.


Recordarán que Canarias está en la Europa comunitaria desde 1986, con un modelo de integración que afectó a la agricultura y se cambió en 1991, apareciendo el programa P
oseican; diez años después, en 2001, se reforma para proteger las producciones locales de papas y ganadería, mientras que los plátanos conocen de vicisitudes como la OCM y la reforma de la PAC junto a otros productos agrarios pero que gracias a la dimensión ultra periférica de canarias verán amortiguados los efectos de la anunciada liberalización de los mercados internacionales.

Ahora voy a referirme de manera específica a los jóvenes agricultores. Ya en el año 2000, el Parlamento Europeo trató en un informe de la situación y las perspectivas de los jóvenes agricultores en la UE, por entender que son una parte esencial del futuro de la agricultura, de la vida social de los pueblos y de las comunidades rurales. Propuso el ponente del informe una serie de medidas en función de unos hechos contrastados, en los que la agricultura está en reestructuración continua, así como una filosofía política orientada a reconocer que los jóvenes agricultores están llamados a desempeñar una función vital por cuanto representan un enorme potencial para el futuro del sector agrícola y para el desarrollo rural. De hecho las acciones propuestas a ejecutar por la UE, en colaboración con los estados miembros, creen que son válidas para nuestra gente y las resumo así:

-Aumento de las subvenciones para la primera explotación -primas de inversión suplementarias. 

-Modificación del régimen de incentivos a la jubilación anticipada -supresión de los obstáculos fiscales y jurídicos -desarrollo de la enseñanza y la formación especializadas

-Información apropiada (creación de bases de datos, uso de la informática y de Internet, mayor contacto con los sistemas integrados de producción y mercadeo)


-Desarrollo de actividades complementarias (turismo rural,
senderismo, artesanía, etc.)

-Demanda de un mayor desarrollo de los servicios privados y públicos en todas las zonas amenazadas de desertización humana, con el fin de conservar la vida social y el acceso de los agricultores a estos servicios.

Quiero terminar dándole mi más cordial felicitación a todo el pueblo de La Guancha y de manera particular a las candidatas a reina por esta fiesta de la cosecha. Que se diviertan y no pierdan el optimismo ni la esperanza de un mundo mejor. Hay que animarse con el arte y la poesía, con el trabajo y la música, con el turismo y la agricultura. Estoy seguro que la juventud de este pueblo es capaz de muchas cosas sobre todo de vivir reconociendo el valor estratégico que tiene el campo, el bosque, el mar, así como la calidad de vida de La Guancha que ya quisieran para si muchos de los que viven en las ciudades o en las grandes capitales. Saber vivir y saber divertirse, además de una buena cosecha, es lo que le pediría esta noche a la virgen para que nos ayude en este comienzo de siglo revuelto que acabamos de iniciar. También que ilumine al nuevo equipo de gobierno en aras del interés general del municipio.
Las toninas que se acercan hasta la costa de La
Guancha son unos indicadores muy positivos de la calidad de vida que se respira aquí. Estoy seguro que mañana saltarán de alegría frente a la playa de Santo Domingo y frente a la cueva del Viento para celebrar también esta fiesta. Porque cuando hay buena planta y buena simiente, y Vds. lo saben, hay garantía de buena cosecha, si la naturaleza se porta bien. Esta noche lo estamos comprobando en este municipio donde las mujeres y el agua dan nombre a La Guancha. Ya me lo habían enseñado en la escuela forestal: “si plantas hoy, mañana tendrás fruto. Si no plantas, no tendrás nada.” Termino pidiéndole a la virgen que revitalice el sector del turismo y dinamice el mundo rural, y que ilumine al nuevo gobierno municipal para que pueda recoger una fructífera cosecha en los próximos años. Muchas gracias y buenas noches

ISIDORO SÁNCHEZ GARCÍA (Eurodiputado por Coalición Canaria)

isidoro sanchez garcia

(Curriculum: http://www.catpe.es/author/isidoro/)

Anuncios
Publicado en La Guancha | Deja un comentario

PREGÓN DE LAS FIESTAS DE LA GUANCHA AÑO 2003 -Por: Isidoro Sánchez García (Primera Parte)

Alcaldesa y miembros de la corporación, candidatas a reina de la cosecha, señoras y señores, buenas noches:

De entrada he de confesar públicamente dos cuestiones personales: una, que he podido constatar que tienen razón aquellos que comunican a la sociedad canaria y al mundo en general, el lema que eligieron para la promoción turística del municipio: “La Guancha……..ni te la imaginas”. Otra, que he tenido que estudiar mucho para preparar este examen al que me van a someter los guancheros y las guancheras que se han dado cita en esta plaza, para conocer a la reina de la cosecha de este año y aguantar a este pregonero, que ha tenido una maestra muy exigente como hace años le pasó a este pueblo con doña Ángeles Machado. La mía se llama Milagros Luis Brito, y es experta en cosechas de todo tipo, el año pasado estuvo en este escenario y muchos de vds. la conocen. Fue y sigue siendo Viceconsejera de Medioambiente del Gobierno de Canarias y compañera durante algunos años en las tareas políticas del Puerto de La Cruz y me ha enseñado las claves para aprobar el examen de esta noche, y se las voy a confesar: hablarles de mujeres y de aguas, de agricultura y de turismo, de poesía y de artesanía, de cultura en general. Que conste que de acuerdo a las recomendaciones de los cronistas de este pueblo he seguido la misma vereda para intentar alcanzarla, pero me resultará cosa harto difícil por no decir imposible.

Así que desde el puerto hemos subido a La Guancha, desde la Virgen del Carmen hemos pasado a la Virgen de La Esperanza del mes de julio al mes de agosto, pero todo queda en familia territorial, en la del norte, que necesita ahora más que nunca de revitalización en lo turístico y dinamización en lo rural.


Por eso he de agradecer a las autoridades municipales que me hayan invitado a este pregón para hacer una reflexión en voz alta sobre la agricultura, uno de los sectores más característicos de este pueblo que se llama
La Guancha y está de fiestas. de fiestas por cuanto el pueblo entero se paraliza para dedicar unos días al descanso merecido después de un largo período de trabajo y celebrarlo al estilo que se usa en el campo, con papas y vino, con pescados y conejos, con mojo y gofio, con flores y hayas, con duraznos y cánticos, con timples y guitarras, entre brezos y pinos, entre barrancos y laderas, entre el Atlántico y el Teide; los jóvenes y los mayores, los hombres y las mujeres, incluidos los vendimiadores de la costa que han batido el récord de ser los primeros del hemisferio norte que vendimian en pleno mes de julio. además, lo hace en honor de una virgen que se venera bajo la virtud de la esperanza en la iglesia parroquial y que aumentó de tamaño gracias a la obra de una imaginero de la villa, de la OROTAVA, que nació hace más de 200 años cerca de la plaza de la Constitución, del otro lado de mi casa natal, se llamaba Fernando Estévez, y hoy da nombre al puente y a la carrera; también se le incrustaron ojos de cristal y fue coronada con filigrana de oro venida de los andes venezolanos.


Quienes analizamos a
La Guancha desde fuera podemos concluir que es un municipio equilibrado por muchas cosas aunque sean los primeros en vendimiar. No sólo por las mujeres y las aguas que le dieron nombre, tal como reza en el escudo heráldico, también por su forma, que es rectangular, de unos 12 Km. de largo por dos de ancho, está en la zona de transición del valle de La Orotava y la Isla Baja, flanqueado por los municipios de San Juan de La Rambla y de Icod, con La Orotava por cabecera, por el lado sur y que le impidió llegar hasta el pico del Teide. Como diría el naturalista alemán Alejandro de Humboldt, ofreciendo una magnífica representación de los distintos pisos de vegetación canaria. Sobre todo si se mira desde el mirador del Topete, a mitad de camino entre el mar y la cumbre, desde la costa hacia El Teide. Una costa de plátanos y frutas subtropicales, unas medianías de papas, viñas y frutales, y un piso alto, de pinar, arriba, en la corona forestal cerca del volcán, en la zona periférica de protección del parque nacional de El Teide, con aula de la naturaleza en el barranco de La Arena, al pie de Vergara.

80298579


Es que estamos hablando de un pueblo que como los restantes pueblos de las islas han conocido de una historia diversa, casi siempre asociada a los vaivenes de la agricultura y de la emigración, a
Cuba y Venezuela, derivados de razones políticas, sociales y económicas. también La Guancha es un municipio equilibrado desde el punto de vista climático, tiene posibilidades reales en lo que a producción agraria se refiere: plátanos y frutales, vino y agua, caza y pesca, pinos y brezos, por un lado; de agro-industria por otro, léase las bodegas incluidas en el C.R. de la D.O de IcodenDauteIsora, con certificación de calidad incluida, sin olvidar las potencialidades de turismo rural, senderismo y artesanía, una actividad que durante tanto tiempo lo caracterizó, con los telares y las alfareras como protagonistas singulares. Ahora apuesta por la industria y por los servicios. De hecho planifica un área industrial en La Yegua, incluida en la ZEC, y diseña planes de actuaciones territoriales para posibles actividades de turismo de salud.

Dentro de este discurso festero de esta noche veraniega, húmeda y calurosa, quisiera dejar constancia de mi dedicatoria: “a los jóvenes agricultores de este pueblo por el papel que desarrollan y pueden desarrollar en aras de dignificar la agricultura en toda su dimensión.”

Y hablando de equilibrios conviene recordar que al principio el hombre tenía miedo de la naturaleza para luego adentrase en los bosques y poder cazar o en los mares y comenzar a pescar. Más tarde se da cuenta de las ventajas del cultivo sistemático de plantas y animales y se dedica a la agricultura y a la ganadería. Finalmente intenta igualar a la naturaleza e incluso se permite el lujo, en algunas ocasiones, de perderle el respeto y vienen las catástrofes, las erosiones y los incendios, los ruidos y las contaminaciones, las ocupaciones ilegales de los barrancos y algunas cosas más de las que a veces ha tenido que arrepentirse.

De La Guancha conocemos los datos históricos de los últimos cinco siglos después de la conquista por los castellanos. El pueblo nació con los asentamientos costeros junto a los caminos que unían el norte con la capital, y surgieron Santa Catalina y Santo Domingo. Y vino gente de todas las partes de la isla y de otras como ocurrió con algunas familias venidas de Gran Canaria cuyo recuerdo ha quedado vivo en topónimos del municipio.


Comenzaron a agruparse en colectividades diseminadas cerca de la costa donde gustaban de cierta vida marina, donde abundaban las lapas y los
burgados, los pulpos y los pescados, recolectaban las cosechas y los frutos de sus plantaciones, pastoreaban sus ganados de cabras en el invierno mientras que subían en los veranos hasta las medianías y hasta la cumbre, como lo hacían los guanches prehispánicos, que dejaron importantes recuerdos etnográficos en hoya de Abrunco, en Pico Cabras o en La Abejera y dieron nombre al camino de los Guancheros que unía el norte y el sur de la isla a través de Las Cañadas.

Así que las principales actividades económicas de estos nuevos colonos eran el pastoreo y la agricultura hasta el punto que comenzaron a roturar los terrenos y aparecieron bancales y huertas sobre todo de cereales y algunos caminos, lo que supuso un cambio de la fisonomía del terreno abrupto de La Guancha


Siguiendo con las crónicas que aparecen recogidas en las constituciones sinodales de los distintos obispos, la población creció con el paso de los siglos al igual que los cultivos hasta el punto que en el siglo
XVII el auge del comercio del azúcar supuso la expansión de otros cultivos aparte de los cereales, y apareció la vid, que ocupó el malpais y las partes bajas de las tierras dedicadas a los cereales. Las cosas cambian en el siglo XVIII y aparece la emigración como válvula de escape a las crisis agrícolas y sociales. Retrocede la viticultura y se incrementa el número de parcelas, aumentan los tributos y la mayoría de las fincas están en manos de propietarios no residentes. La miseria rural se hace patente en el municipio incluso después de la 1ª etapa constitucional de 1812. Años más tarde, en 1826, se registra una aluvión terrible que causa estragos entre la población y los caseríos diseminados cerca de los barrancos. El desastre fue tan impactante que incluso el pueblo cambia de advocación religiosa, de la Virgen de El Rosario se pasó a la Virgen de La Esperanza. Es una apreciación muy personal pero es posible que estuvieran cansados de esperar el milagro. La recesión económica hace acto de presencia en La Guancha y se cita en su acontecer histórico un claro estancamiento demográfico y una intensa corriente emigratoria hacia la América de habla hispana donde algunos guancheros se hicieron revolucionarios. Solo se contaban 1.323 habitantes por entonces. Aparecieron los puertos francos en 1852 y surgieron los recargos fijados para su atención y mantenimiento, y los guancheros no podían pagarlos.

Publicado en La Guancha | Deja un comentario

PREGÓN DE LAS FIESTAS DE LA GUANCHA AÑO 2002 – Por Benigno León Felipe (Segunda Parte)

Pero además de estas ineludibles referencias, y al menos en mi caso, también debo y quiero reconocer otros legados más personales, pero igual de trascendentes. Permítanme que, a modo de homenaje y reconocimiento, recuerde a aquellas personas a la que guardo un profundo respeto, admiración y gratitud. De don Cristóbal Barrios, mi primer maestro, aprendí la sabiduría de la tolerancia y la magia de la docencia, aún recuerdo mis primeras clases en pupitres barnizados con tinta china y armado con pizarra y pizarrín, justo aquí, al lado, en los altos de la farmacia que regentara don Alfonso Morales, modelo de caballerosidad y gentileza. De doña Enicia Pérez, maestra auténtica, adquirí el sentido de la responsabilidad y la pasión por la lectura, nunca he olvidado, y siempre que puedo lo recomiendo como el mejor método para iniciar a los alumnos en la literatura., sus sesiones de lectura de La Ilíada y La Odisea con las que nos deleitaba, todos los días al finalizar las clases, con su timbrada y evocadora voz. De don Esteban Dorta, viajero y poeta, recibí el deseo de constante superación y el placer del diálogo inteligente, sus reflexiones sobre Antonio Machado, Rubén Sarío, Nierzche, Moreno Villa., me siguen trayendo ecos de una personalidad y de una época inolvidables. De José Domínguez León, de Pepe Domínguez, he admirado siempre su aguda capacidad e observación y su particular visión de la realidad. Y, por último, de mi familia, de mis padres, heredé, entre otras muchas cosas, el valor del trabajo y el sentido de la coherencia.

Escanear0047

(Esteban Dorta. Poeta guanchero)

Tolerancia, docencia, responsabilidad, superación, observación, coherencia… son algunos de los perfiles que este pueblo, temporal y concentrada en unos días, de ls normas y valores y transmitir de padres a hijos. A pesar de que forman parte de las pequeñas y particulares historias de cada uno, constituyen, sin embargo, los contornos que terminan por caracterizar a una época y a una generación.

Pero como estamos en tiempo de celebraciones festivas hemos de recordar también que las fiestas son la inversión, temporal y concentrada de unos días, de las normas y valores cotidianos que prevalecen normalmente. Una inversión crítica y saludable que recarga a las comunidades de la energía social necesaria para retornar, de nuevo, al día a día.

Vayamos, pues, nos lo permita o no el tiempo, a bajar las hayas que serán el verde contrapunto del inigualable y corista enrame que, desde hace algunos años, nos continúa sorprendiendo. Disfrutemos plenamente de estos días de fiesta en honor a la Virgen de la Esperanza, de los reencuentros y sus recuerdos, de los tiempos pasados y de los presentes, de las viejas y de las nuevas tradiciones. Deleitémonos, en fin, con las viandas que la mesa nos ofrece y saboreemos, con mesura, los caldos que nuestros bodegueros guardan celosamente.

Excelentísima Señora Alcaldesa, ilustrísimos señores concejales, guancheros, forasteros, señoras y señores, muchas gracias por su atención y felices fiestas.

Benigno León Felipe.

Profesor / a Titular de la Universidad de La Laguna (Tenerife)

Formación académica fundamental:
Licenciado en Filosofía y Letras. Sección de Filología Románica, Ministerio de Educación y Ciencia-Universidad de La Laguna, expedido el 30 de junio de 1977. Promoción 1972-1977.

Grado de Doctor, Universidad de La Laguna, 1999. Calificación: Sobresaliente Cum Laude por unanimidad.

Publicado en La Guancha | Deja un comentario

PREGÓN DE LAS FIESTAS DE LA GUANCHA AÑO 2002 – Por Benigno León Felipe (Primera Parte)

Debo y quiero, en primer lugar agradecer muy sinceramente a la Corporación actual la deferencia que ha tenido al encargarme la lectura del Pregón de las Fiestas de este año. Es esta una distinción inesperada e inmerecida. Inesperada porque, aunque uno continúe manteniendo vínculos muy fuertes, por razones profesionales llevo ya más tiempo transitando las calles de otro municipio. E inmerecida porque los posibles méritos que haya uno podido acumular son, más que propios, la consecuencia de haber sabido atesorar herencias e influjos muy diversos, aprehendidos y asimilados a lo largo de los años vividos aquí, en La Guacha.

Por ello y porque en los pregones de las fiestas suele hacerse glosa y elogio del pasado del pueblo, bien sea en relación con gentes y personajes históricos significados, bien respecto a las costumbres, o lugares o anécdotas pasadas, es mi intención, es este pregón, recuperar de la memoria de mi generación aquellas entidades y personas que representaron, y aun hoy representan, algunos de los valores que, creo, caracterizan e identifica, en gran media, a nuestro pueblo y a sus gentes.

Fue la nuestra la generación de los hijos de los que tuvieron que hacer la guerra y sufrir sus consecuencias, la que vivió, en la década de los 70 y en pleno proceso de formación, el cambio social y político más importante que ha experimentado este país en la segunda mitad del recién pasado siglo, y que tuvo, por tanto, que tomar muchas decisiones importantes, en determinados momentos, para las que no tenía referencias cercanas, válidas y contrastadas. Sin embargo, La Guancha y mi generación tuvieron la suerte de haber podido acceder y disponer de grupos y entidades que propiciaron una iniciación integral a la educación y a la cultura. La importancia y la significación que este aprendizaje tuvo en nosotros en aquellos momentos, solo mucho tiempo después hemos sido capaces de ponderarlos debidamente.

Quienes crearon e impulsaron el añorado Plantel Juvenil Agrario, auténtica academia en el sentido más clásico del término, donde no solo se aprendían las últimas técnicas agrícolas, sino una nueva forma de pensar y de relación con el entrono, y quienes mantuvieron y potenciaron las actividades culturales y formativas de todo tipo en el Centro Cultural “Unión y Fraternidad”, son quienes realmente merecen estos reconocimientos, porque ellos fueron los que, posiblemente sin saberlo ni pretenderlo, constituyeron nuestro mejores referentes.

La historia nos dice que los pueblos que han sabido organizarse socialmente, que han sido capaces de dirimir sus diferencias por medio del diálogo y del entendimiento, y, sobre todo, aquellos que han propiciado a sus gentes el acceso a la cultura en su acepción más universal y a la mejor enseñanza posible en todos los aspectos, son los que terminan desarrollándose de la manera más equilibrada y acorde con sus capacidades. Y La Guancha, a lo largo de su historia, ha dado muestras sobradas de poseer esos valores y esas capacidades En el segundo número del periódico La Comarca. Semanario de Intereses Generales, que así es como se subtitulaba, publicado en Icod de los Vinos el 6 de abril de 1919, podenos leer en la columna bajo el título “La Guancha”, y en el apartado “Instrucción pública”, la siguiente nota firmada por su corresponsal:

Por esta Junta Local de 1ª Enseñanza, se incoan los oportunos expedientes en solicitud de la creación de dos Escuelas Nacionales. Una, de niñas, para el casco de este pueblo, y otra mixta, para el pago de Sta. Catalina, en este término municipal. Al felicitar a la expresada Junta y al Ayuntamiento por estas peticiones de centros educativos deseamos que el éxito corone sus laudables propósitos”.

Al margen de la extrañeza que produce el hecho de que en Santa Catalina sí podrían ir a la escuela, en sana coeducación, niños y niñas, y en el casco ese privilegio solo le correspondería a las niñas, sí podemos afirmar que el deseo de éxito que el corresponsal expresara al final de la nota, hoy, casi cien años después, se ha cumplido sobradamente. He de decir que llena de satisfacción y orgullo que este pueblo disponga en la actualidad de uno de los mejores complejos escolares de enseñanza no universitaria del archipiélago. Esta afirmación, que pudiera parecer triunfalista, gratuita, y hasta oportunista, me la corroboran continuamente compañeros y colegas del mundo de la enseñanza que conocen o han pasado por sus aulas. La idoneidad de sus instalaciones, la organización de su enseñanza, la contrastada capacidad docente de su profesorado, la eficiente gestión de sus respectivos equipos directivos y el apoyo de las sucesivas corporaciones municipales así lo demuestran. Es este, sin duda, el mejor patrimonio que disponemos en La Guancha y del que un pueblo puede y debe sentirse muy orgulloso.

photo_2016-12-03_23-01-59-e1480867019774.

Publicado en La Guancha | Deja un comentario

NUESTRAS ORQUESTAS DE BAILE: LA COIMBRA

Dice una conocida frase, muy usada en el mundo musical, que “los viejos rokeros nunca mueren, y también dice un refrán muy popular que: “donde hubo siempre queda”. Tanto en una como en el otro se esconde la realidad de las personas, que un buen día se dedicaron a alguna actividad –en este caso la música- y aunque por circunstancias de la vida lo tuvieron que dejar, no pueden negar lo que fueron, son y siguen siendo: músicos.

La noche del 18 de enero de 2003 será recordada en este pueblo por ser el día en que un grupo de “viejos rokeros” dicho con todo el cariño del mundo- pusieron notas a una ilusión alentada desde el viejo Casino guanchero, y evocaron en un par de horas un pasado–quizás mejor o no-, a son de viejas músicas de baile que animaron tantos buenos ratos de verbena con sabor a fiesta.

Un salón de actos repleto de nostálgicos y curiosos fue el colofón de unos meses de muchos ensayos, de despolvar y repasar la vieja partitura, de recordar ritmos ya guardados, de ilusiones y nervios por parte de unos músicos –que aunque siempre lo han sido- tenían que volver a subirse a un escenario veinte años después de su separación en 1984 para hacer bailar a los guancheros que aún les recordaban…y cuanto!!!

Desde este periódico local, y de parte en especial de los que suscribimos el artículo, queremos rendir un humilde reconocimiento a toda una vida dedicada a plasmar sueños en realidades, a tantas horas de sacrificio –con gusto, porque “sarna con gusto no pica”- y a la iniciativa de querer “volver”.

Ha sido todo un mérito, máxime cuando hoy, muchos de los músicos de la Orquesta Coimbra, que peinan canas y con algún kilito de más, se ocupan del día a día, de los oficios y beneficios que tienen que buscar para sus hogares y familias. Ayer era distinto.

Gracias por regalarnos una noche sencillamente “mágica”.

coimbra

ORIGEN.-

La Orquesta Coimbra nació en La Guancha en el año 1964. Sus fundadores fueron componentes de la Banda de Música “La Esperanza”, que un buen día decidieron montar una orquesta de baile de verbena. Siempre les había llamado la atención ver como por ocasiones especiales, como eran los carnavales, venían orquestas de fuera a tocar a este municipio y llevarse su dinerito. Se pusieron manos a la obra y con muchas horas de ensayo y gran entusiasmo empezaron a dar fruto las más variadas canciones de la época, repasadas, una y ora vez, para que sonaran a verbena. Su primera actuación fue el 25 de abril de 1964 en el antiguo Casino de La Guancha, más conocido como la casa del recordado Pancho López.

Fundadores y componentes.-

Los fundadores, o los primeros componentes de la orquesta, fueron siete guancheros de pura cepa: Jesús Salvador Herrera Rodríguez –Canario– (órgano y cantante primera voz), Felipe Falcón Luis (saxo alto y segunda voz), Emilio León Hernández –Mime– (saxo tenor), Jorge Felipe Rivero (trompeta), Felipe Velázquez Rodríguez (guitarra), Teodoro González Barrios (bajo) y Antonio Mesa León (percusión).

Con el paso de los años y las actuaciones, se fueron incorporando a la orquesta tros otros muchos guancheros debido a diferentes circunstancias como fueron la entrada en la mili, incompatibilidades con los trabajos, etc. Así, formaron parte de la “Coimbra” los siguientes músicos: Amelio Rivero Álvarez (trompeta), Damián Socas (órgano), Anatael Mesa Quintero (trompeta), Gervasio, Carmelo y Ramón Hernández (percusion).

De todos ellos, merece una mención especial, Felipe Velásquez, que nos dejó ya hace unos años, siendo aún una persona joven para su edad, y que en todo momento demostró sobradamente su gran cariño a la música y a su Banda, destacando especialmente como hombre voluntarioso que apoyó y ayudó en muchas actividades sociales del pueblo.

ORQUESTA COIMBRA LA GUANCHA

Actuaciones.-

Aparte de las primeras actuaciones en La Guancha y en otras localidades de Tenerife, tuvieron varias verbenas en las islas de La Gomera y Lanzarote. Como otras muchas orquestas de baile de la época fueron invitados para tocar en hoteles, pues corrían los tiempos del boom turístico del Puerto de la Cruz. Durante siete años estuvieron, noche tras noche, en el Hotel “Lido San Telmo” del Puerto. También destacan sus actuaciones en el Hotel “Hill Las Vegas”, en el Hotel “Puerto Playa” y en el “Bellavista”. También actuaron en el popular Hotel “La Romántica”, en sus fiestas canarias, Otras actuaciones importantes fueron en la Rueda y en la Plaza de toros de la ciudad turística portuense. Y si bien era verdad que suponía para muchos de ellos un sacrificio importante combinar trabajos con música, no menos cierto es que la oportunidad y los beneficios que se les brindaban no eran para despreciar.

orquesta coimbra la guancha (2)

Medios de comunicación.-

Al igual que otras agrupaciones y acontecimientos culturales y festivos que aparecían en la prensa de la época supieron aprovechar las ocasiones que se les brindaron acudiendo a grabar, por ejemplo, en Radio Sur una actuación.

Anécdotas.-

Como en todo colectivo siempre se dan anécdotas que se recuerdan por su jocosidad. Una de ellas tuvo lugar en Armeñime, allá por el Sur de esta Isla, cuando acudiendo a cenar invitados por la Comisión de fiestas, se intoxicaron con la ingesta de un pollo en mal estado, que afortunadamente no acabó en nada grave, y para bien de la Comisión fue después de la actuación. En otra ocasión , en el barrio adejero de Taucho, fueron a actuar y se encontraron en la plaza con mucha niebla. Tan espesa era que impedía ver nada. Al ver algunos de sus componentes que, después de unas piezas, ya no quedaba nadie en la plaza decidieron tocar la ultima canción para despedir y recoger los instrumentos, cuando desde la misma se acercaban al escenario la gente con cara de desconsolado al ver que ellos daban el baile por terminado antes de tiempo.

Otra anécdota curiosa les ocurrió en Puerto Santiago. En esta ocasión coincidieron con la embarcación de la Virgen del Carmen en una tarde con el mar bastante movido, tanto que el cura preso de miedo y agarrado a la barca les pidió a los miembros de la orquesta que tocaran música alegrita, para ver si aquello se pasaba mejor.

Guancha_orquesta_coimbra actual

Un merecido homenaje.-

Con motivo de la celebración del Baile del socio, que casualmente coincidió este año con la celebración de la festividad del XVIII de Enero, el Centro Cultural “Unión y Fraternidad” –nuestro querido Casino-, varios miembros de la entusiasta directiva decidieron proponer la idea de juntarlos para volver a tocar ese día. Se pusieron así en contacto con algunos miembros de la orquesta que vieron con buenos ojos la idea. De mutuo acuerdo, y con varios meses de antelación, y ensayando dos veces a la semana, prepararon un pequeño repertorio que interpretarían esa noche. Así se hizo. Buscaron un local para ensayar y pidieron equipo de sonido al amigo Torres para comenzar los ensayos. Con gran esfuerzo y sacrificio, quitaron horas al descanso y al sueño. Por lo que se sabe brotaron los recuerdos y fluyó la memoria de otros tiempos, de anécdotas, de risas entre algún desafino. Con ganas limpiaron boquillas y sacaron brillo a las notas que un día quedaron guardadas en un baúl. A la ausencia del recordado Felipe Velázquez se sumó la presencia de Anatael Mesa –ex-director de la Banda local-

llegado el día, y previa una campaña de publicada con la edición de antiguos carteles y fotos de los componentes, que estuvieron durante algunas semanas en comercios de todo el pueblo y fuera de él, el casino se puso a reventar. Se recordaba y añoraba las antiguas concurrencias al mismo por bailes y otras celebraciones.

Abrió la actuación el grupo “Kimbara” de este mismo municipio. Seguidamente subieron al escenario Teodoro, Felipe, Canario, Cuco, Anatael, e interpretaron su repertorio, que debido a la insistencia del público tuvieron que volver a interpretar en un segundo pase.

el acto fue presentado por el maestro Esteban Quintero y este dio paso a la entrega de algunos detalles de recuerdo y agradecimiento por parte del Casino a la orquesta.

Ese día se dieron cita las generaciones de los 60, 70 y 80 de La Guancha, en la que la musica de verbena, y en especial la de la orquesta Coimbra, llenó muchas noches de diversión en este pueblo. También acudieron los familiares de los músicos, y todos aquellos nostálgicos, con unos cuantos kilitos de más y alguna que otra cana que peinar.

Un ratito bonito en la historia de este pueblo, que es digno de agradecer y guardar en un rinconcito especial del corazón.

Publicado en La Guancha | Etiquetado | Deja un comentario

PARECE QUE FUE AYER

 

17879863_1229512233813183_3121150390403730477_o

La foto es del año 1986, previa a la construcción de la popularmente conocida como la avenida de F.P. Los coches estacionaban para acudir a las Ferias de aquel año, que aún se celebraba en los colegios y las canchas deportivas.

La calle Solitica estaba en pleno crecimiento y los coches y sus modelos delatan aquellos años.

Publicado en La Guancha, Parece que fue ayer | Deja un comentario

PARECE QUE FUE AYER: EL IES LA GUANCHA

PARECE QUE FUE AYER.-

El IES LA GUANCHA está celebrando estos días su Semana Pedagógica y Cultural. Conviene no olvidar que la instalación actual cumplirá el año que viene 30 años, a los que hay que sumarle los que estuvo en la Avenida Villanueva, en el edificio de Ramón Delgado e hijos. Parece que fue ayer

INSTITUTO

Publicado en Sin clasificar | 1 Comentario